La coherencia, en tu vida, en tu marca

0
75

Hace unas semanas escribía uno de esos comentarios, que, a través de mis redes, crean debate. No era la finalidad, o al menos, no la finalidad principal. Pero me quedé perplejo al conocer como la sociedad visualiza una misma palabra, de forma completamente distinta.

Y, sin embargo, es algo que no debería ocurrir. Puedes contextualizar una frase, otorgarle distintos significados. Es cierto que una palabra puede tener distintas acepciones, la lengua castellana es diversa y rica. Pero si el verdadero problema es el desconocimiento de una palabra tan importante como “coherencia”, apaga y vámonos.

Si definimos la palabra coherencia, me quedo con esta acepción, “Actitud lógica y consecuente con los principios que se profesan”. Me encanta, sencillamente un gran trabajo a manos de la RAE. Y ahora viene la parte impopular, ¿Significa esto que una persona racista es coherente al discriminar a quien es de otro grupo étnico? Pues sí, es coherente.

Por mucho que nos haga sentir impotentes, una persona puede ser tóxica o nociva para la sociedad y seguir siendo coherente, pues sus actos concuerdan con su forma de pensar. Un error muy difundido en esta sociedad, y creo que es el origen del significado erróneo de esta palabra, es que se considera coherente a la persona que actúa y piensa de una forma similar a ti [email protected] Y no, eso es prejuiciar, y puede llegar a resultar altamente peligroso.

Con las marcas pasa igual, hay quienes piensan que da igual lo que hablen mientras hablen. Que hablen bien o mal es lo de menos. ¡Cuánta equivocación! Que poco respeto a tu público objetivo y que poca coherencia desprendes. Una marca representa unos valores, una visión y una misión. Y si no existe una coherencia entre dónde quieres llegar, cómo quieras llegar y que herramientas vas a utilizar para llegar, no esperes grandes éxitos.

A pesar de que, gracias al movimiento del Marketing 3.0, las marcas cada vez están más destinadas a las personas y a lograr un mundo mejor, hay un propósito que siempre será inherente a una marca, el éxito. Puede ser un éxito personal, económico o social. Pero nuestra marca se mueve en un mercado con una dura competencia.

La clave para la coherencia de tu marca es la verdad, y con la persona que tienes que ser más [email protected] es contigo [email protected] Las marcas suelen competir en tres grandes campos:

  • Precio, destacando tu producto o tu servicio a un menor coste que la competencia.
  • Calidad, ofreciendo un producto que sobresalga por sus características, aunque sea a un precio mayor.
  • Servicios, esa variable intangible que hace contentar al consumidor. Un buen servicio postventa, una atención personalizada…

No existe la fórmula infalible del éxito, puedes optar por competir en el campo que creas más oportuno, pero recuerda, tu marca debe ser coherente. Si vendes un producto de escasa calidad a un precio muy por encima de su valor de mercado, tu marca perderá toda credibilidad. Si, por el contrario, vendes un producto de gran calidad y entras en la guerra de los precios bajos, te arruinas. ¡Coherencia!

Ya acabo, pero sin antes dar un último toque personal. Dos pequeños consejos que deseo compartir.

Rectificar, es de sabios y reinventarse, una necesidad. La sociedad cambia, los valores positivos cambian, tu marca debe cambiar. No es incoherente adaptarse a los nuevos tiempos.

Todos somos algo incoherentes en algún momento de nuestra vida. No quiero contradecir todo lo dicho anteriormente, pero a veces es complicado ser coherente con la soga al cuello. Ser humano, conlleva no ser perfecto.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Ingrese aquí Captcha : *

Reload Image